El asunto de hoy

Lucha Social

En aquel tiempo comenzaron a nacer algunas mujeres que tenían pene. Yo no fui una de ellas. De todos modos las mujeres ya éramos mayoría cuando esto sucedió. En algunos pocos años, más de la mitad de las mujeres tenían uno y los hombres comenzaron a ser innecesarios. Tengo claro que aquel fue el momento de quiebre, cuando de año en año la proporción de nacimientos de mujeres penadas superó en proporción de dos a uno a las mujeres del antiguo formato, y estas últimas en proporción de cuatro a uno a los hombres.

... leer más...

Además lee:

Leyendo...

#MeToo

En aquel tiempo yo era joven y quizás hermoso. Estaba en esa tienda comprándome un traje, de modo que me probé uno y otro , y en cada prueba me miraba en un gran espejo, que ahí había, para ponderar el calce del chaleco, la caída de la tela en la chaqueta, el largo del pantalón y más. Con todo, no había en ello ni un átomo de vanidad.

... leer más...

Legado

¡Ya me cansé! Decidí recorrer todo el camino andado e ir borrando cada huella de mi paso, cada obra propuesta, en cada lugar. Recorreré las redes sociales, las listas de amigos, las de interés e iré eliminando, de cada una, cada traza de mi paso. Volveré a cada viejo lugar de tertulia, a los cafetines, los restoranes, los lugares de encuentro, los clubes, las silenciosas bibliotecas, los mesones bulliciosos y en cada lugar sembraré el olvido borrando cualquier recuerdo, cualquier indicio, hasta que todos (casi nadie) hayan olvidado que existí o lo que dije y lo que escribí.

... leer más...

Lafquenche: El hombre del lago

Si yo no hiciera más que remar, todo el tiempo, menos que en veces duermo, le digo bien que me hago el lago completito en una semana, con sus domingos. Pero desde que no soy na tonto, le ando dando vueltas para ir pescando justito el alimento que necesito, y así los peces, que ya me conocen, a mi y a mi dalcafote, se van distrayendo; que si no, están avisados y no pican. Por eso le doy las vueltas al lago, y pa seguir a algunos que van cambiando el sitio en lo que cambian las corrientes y los tiempos del cielo mismo. Que por mi, si no me aburriera tanto, me quedo siempre donde mismo pa el Mulhuén, que fue donde yo le nací. En vez que me hago unas diez vueltas del lago desde que deshuevan las huepilpuyes a que lo hacen de nuevo.

... leer más...