El asunto de hoy

Prefiero a los malos

Estuve siguiendo la serie "La Casa de papel" con mi mujer. Por allá por la cuarta temporada, se da la orden de ingresar por fuerza al Banco de España, del que la banda de los Dali rojos se ha apoderado, para robar el oro de la nación. Una tanqueta acorazada se acerca al portal, a gran velocidad, de modo amenazante. En ese momento se abren las puertas; Tokio (Úrsula Coberó) y Río (Miguel Herrán) disparan sendos misiles que hacen volar por los aires, en llamas, la tanqueta de la que escapa, envuelto por el fuego, su conductor. Mi mujer, atrapada en el suspenso de la trama, exclama: "¡Eso!... ¡Bieeen!". Después me mira con expresión alterada y me dice: "Es increíble que una se ponga del lado de los ladrones... de los malos...".

... leer más...

Además lee:

Leyendo...

La última conferencia

Los últimos dos años, para el mes de marzo, me fui a las Charcas de Bocahue a cazar sapos. Volví, cada año con un sapo, grande, sano, robusto. En cada caso lo amarré de pies y manos y lo enterré en una caja de lata, dejando sólo la cabeza afuera para alimentarlo. Al sapo lo instruí, en un sahumerio con hierbas aromáticas, para que me protegiera de ser enviado otra vez a dictar las ya tradicionales conferencias de abril.

... leer más...

PPR Partido Por...

PPR: Podría ser la sigla del futuro partido político ganador de la lucha por el poder en el país. Su significado, no explícito pero nítido, sería Partido Por el Resentimiento

... leer más...

Izquierda

Miraba la grieta en la esquina izquierda del techo, a los pies de mi cama. Los bordes y una extensión, cada día mayor, mostraban una humedad progresiva. Por la rajadura pasaba un rayo de luz tenue, porque no filtraba directamente el sol, sino la claridad difusa de la media tarde. Por alguna razón incomprensible pasaba largas horas tendido en mi cama mirando esa falla de la construcción del edificio, que de seguro se repetía en todos los departamentos del bloque y de la población. Por las mañanas esperaba que mi amá me trajera el desayuno mirando aquella grieta. Más tarde me vestía, estiraba las ropas de cama para contentar a la amá y me echaba otra vez sobre la cama a observar la rajadura en el rincón izquierdo del techo. Mientras miraba la forma rara de la falla entre los ladrillos de la pared me preguntaba si la humedad persistente había carcomido el cemento entre dos o tres ladrillos, o si por el contrario, los ladrillos de mala calidad se quiebran y producen esas grietas en lugares donde la construcción concentra mayor peso. Estas observaciones y pensamientos inútiles son de alguna manera automáticos y paralelos con otros de la realidad.

... leer más...