El asunto de hoy

Discurso del presidente de la Asamblea Constituyente en el acto de Inauguración

Compañeros, compañeras y compañeros asambleístas;

Me cabe hoy, por decisión del pueblo todo, presidir esta asamblea, institución más importante por sobre todas las instituciones de la nación. Me ha sido dada la misión de crear la nueva Constitución de esta república con el fin de refundar sus instituciones que por cuarenta años estuvieron cautivas de la voluntad perversa de dos mentes que quisieron, más allá de sus propias vidas, gobernar los destinos sagrados de la nación.

... leer más...

Además lee:

Leyendo...

PPR Partido Por...

PPR: Podría ser la sigla del futuro partido político ganador de la lucha por el poder en el país. Su significado, no explícito pero nítido, sería Partido Por el Resentimiento

... leer más...

Izquierda

Miraba la grieta en la esquina izquierda del techo, a los pies de mi cama. Los bordes y una extensión, cada día mayor, mostraban una humedad progresiva. Por la rajadura pasaba un rayo de luz tenue, porque no filtraba directamente el sol, sino la claridad difusa de la media tarde. Por alguna razón incomprensible pasaba largas horas tendido en mi cama mirando esa falla de la construcción del edificio, que de seguro se repetía en todos los departamentos del bloque y de la población. Por las mañanas esperaba que mi amá me trajera el desayuno mirando aquella grieta. Más tarde me vestía, estiraba las ropas de cama para contentar a la amá y me echaba otra vez sobre la cama a observar la rajadura en el rincón izquierdo del techo. Mientras miraba la forma rara de la falla entre los ladrillos de la pared me preguntaba si la humedad persistente había carcomido el cemento entre dos o tres ladrillos, o si por el contrario, los ladrillos de mala calidad se quiebran y producen esas grietas en lugares donde la construcción concentra mayor peso. Estas observaciones y pensamientos inútiles son de alguna manera automáticos y paralelos con otros de la realidad.

... leer más...

Culpable
"¡Ladrón!"; oyó que alguien gritaba, aunque no se veía a nadie. La tarde, aun iluminada, se iba lentamente estrellando sus últimas luces en su cara, enfrentada al poniente. "¡Sinvergüenza!"; vociferó una voz distinta, protegida por una celosía.

... leer más...